Buscador de noticias

Ingrese palabras a buscar (separadas por coma)

|  Portada  |   Locales  |  Regionales  |  Provinciales  |  Nacionales  |  Internacionales  |  Deportes  |  Cultura y Espectáculos  |

 

PUIGDEMONT ACEPTÓ IR A LA URNAS
El ex presidente catalán intenta convertir los comicios en un nuevo aval a la secesión

El depuesto gobernante dijo que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas” y negó que fuera a solicitar asilo.




El ex presidente catalán Carles Puigdemont afirmó ayer desde Bruselas que no pretende pedir asilo en Bélgica para eludir a la Justicia española, pero tampoco volverá a España hasta “tener garantías”, en un nuevo movimiento que internacionaliza el conflicto y confunde a la ciudadanía al aceptar también las elecciones del 21 de diciembre. 

“Podemos asegurar nuestros derechos y cumplir con nuestras obligaciones desde aquí”, dijo el líder secesionista en una multitudinaria conferencia de prensa en el club de periodistas de Bruselas, donde quiso dejar claro que “nadie abandonó” su cargo, a pesar de que él y su gobierno fueron destituidos por el Ejecutivo español. Además, remarcó que seguirá “trabajando” para hacer frente a la “ofensiva altamente agresiva” del Estado español y, en lo que supone una contradicción, anunció que acepta como un “reto democrático” las elecciones del 21 de diciembre, convocadas por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy en el marco de su intervención en la norteña región para abortar la secesión. 

Puigdemont llegó de incógnito el lunes a la capital de Bélgica, y enseguida se dispararon los rumores de que iba a solicitar asilo político, una opción que su abogado admitió que estudiaba, ante la presentación por parte de la Fiscalía española de una querella en su contra por delitos de rebelión, sedición y malversación, el primero de ellos penado con hasta 30 años de cárcel. 

A pesar de que el dirigente catalán no dio ese paso, su permanencia en Bruselas obligará eventualmente a la Justicia española a pedir su extradición, con lo que jueces belgas tendrán que valorar los argumentos jurídicos de la grave querella presentada en su contra por el Fiscal General del Estado que, según dijo, “no responde a un deseo de justicia sino de venganza”. 

Mientras Puigdemont hablaba en la capital belga, a la que se desplazó con nueve miembros de los 14 que integraban su antiguo gabinete, el ex vicepresidente Oriol Junqueras se reunía en el Parlamento catalán con otros cuatro políticos catalanes cesados, en una maniobra interpretada como un intento de escenificar que continúan en funciones. 

Sin embargo, casi en simultáneo, el Tribunal Constitucional español suspendió de forma cautelar la declaración de independencia realizada por el parlamento regional el pasado viernes. Además, el Tribunal Supremo citó a declarar mañana y el viernes a la presidenta del parlamento catalán, Carme Forcadell, y los otros cinco ex integrantes de la Mesa de la cámara catalana, imputados por delitos de rebelión, sedición y malversación por haber permitido la tramitación y aprobación de las leyes que llevaron a la declaración unilateral de independencia. 

Con ese telón de fondo, el ex presidente afirmó que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas”, y negó que fuera a solicitar asilo. “Queremos evidenciar ante el mundo el gran déficit democrático que se da en el Estado español”, manifestó Puigdemont y añadió: “No vamos a escapar a la acción de la Justicia”. 

No obstante, el dirigente catalán denunció la “politización de la Justicia” española y la “ausencia de imparcialidad”, de ahí que, insistió en que su traslado allí busca “libertad y seguridad” y las “garantías jurídicas que no se dan en Cataluña y España”. En ese sentido, advirtió que no regresará a su país hasta obtener la garantía de que tendrá “un proceso judicial justo” frente a un Estado español que lo quiere “meter en la cárcel” por “cumplir” su programa electoral, y que se quedará en la capital belga el tiempo que “considere necesario”. 

Al inicio de su comparecencia ante numerosos medios de prensa de todo el mundo, en la que se expresó en francés, catalán, español e inglés, Puigdemont sostuvo que ante la intervención de Cataluña por parte del Ejecutivo español, su gobierno “podía haber optado por forzar a los funcionarios afines para iniciar una disputa por la hegemonía”, pero no lo hizo porque la resistencia habría tenido una “reacción violenta” del Estado como la del referéndum del 1 de octubre. 

Tras reivindicar una vez más el carácter pacífico del movimiento independentista catalán, el dirigente pidió a la Unión Europea que “reaccione, que haga algo” porque, remarcó, Cataluña tiene “delante un Estado que solo entiende la razón de la fuerza”. 

Por otro lado, señaló que a los catalanes “no le dan miedo los retos democráticos”, por eso, aceptará las elecciones autonómicas del 21 de diciembre y sus resultados, y pidió al gobierno español que haga lo mismo.

“Si el gobierno ha querido hacer un plebiscito sobre el artículo 155, aceptamos el desafío. Votando se resuelven los problemas”, aseguró en un intento por convertir los comicios en un nuevo aval a la secesión. 

Puigemont pidió al pueblo catalán que se prepare para “un camino largo”, y advirtió que pese a las dificultades, “no van a conseguir que abandonemos nuestro proyecto político”.

En Barcelona, los partidos no independentistas recibieron sus palabras con gran perplejidad e indignación. El líder del Partido Popular (PP) de Rajoy en Cataluña, Xavier García Albiol, sostuvo que “nadie persigue a Puigdemont por sus ideas políticas”, sino que tendrá que rendir cuentas por “haber provocado o intentar provocar un golpe de Estado”, al tiempo que acusó al ex presidente de “insultar a los catalanes” cuando afirma que no puede regresar porque corre riesgo su integridad. 

“No es coherente ni serio decir que se le está persiguiendo políticamente cuando tiene a la mitad de los compañeros circulando por Barcelona sin ningún problema y a su partido presentándose a las elecciones”, añadió. 

En la misma línea se expresó la socialista Eva Granados, quien calificó la intervención de Puigdemont como “un insulto a la inteligencia de los catalanes”, “victimista” y “llena de incongruencias y falsedades”. 

La presencia de Puigdemont en Bélgica puede derivar en un conflicto diplomático en el seno de la Unión Europea, de ahí que el gobierno belga salió a desmarcarse de la situación: “Si declaras la independencia, es el momento de quedarte con tu gente”, dijo ayer el viceprimer ministro del país, el conservador flamenco Kris Peeters.


Fuente: Página 12.




También te puede interesar

El "decreto Salvini" restringe las condiciones para pedir asilo y permanecer en el país

El consejo de ministros italiano aprobó hoy un decreto sobre la seguridad pública que endurece las medidas contra la inmigración, anunció el ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la derechista Liga.

 

Corbyn aceptará lo que le pida su partido

El líder laborista se opone a un segundo referéndum sobre el Brexit, pero respetará la opinión de la mayoría.

 

“En el Vaticano hay una guerra civil subterránea”

El vaticanista Politi señala que por primera vez se conjuga una oposición teológica conservadora y los ambientes políticos conservadores. “Los detractores del Papa se sirven de los escándalos de pedofilia para debilitarlo”.

 

En la recta final de la campaña en Brasil, una nueva encuesta los muestra liderando

El candidato del Partido Social Liberal (PSL) y ex capitán del Ejército alcanzó el 28 por ciento de las preferencias.

 

“Vi el dolor en su rostro”

El papa Francisco se reunió con el cantante de U2, Bono, ayer en el Vaticano y hablaron sobre el reciente descubrimiento de abusos en la Iglesia católica irlandesa.

 

La ardua negociación entre el Reino Unido y la Unión Europea

Para la UE, el Reino Unido tiene que revisar la cuestión de la frontera irlandesa y el marco de la cooperación económica; para el gobierno británico, el bloque debe flexibilizar su posición en esta etapa.

 

Haddad se fortalece de cara a un ballottage

El ex alcalde de San Pablo cuenta con el 19% de apoyo, 11 puntos más desde el último sondeo de hace una semana. En el primer puesto continúa el capitán retirado Bolsonaro, que subió de un 26 a un 28 por ciento.

 

Por qué Haddad anunció que no indultará a Lula si gana en octubre

El candidato del PT dijo que no firmará un perdón al ex mandatario si gana el próximo 7 de octubre y dio los motivos.

 

 


Contenido exclusivo

 

El clima en Rafaela


 
 

Nuestras redes sociales


 
 
 
 
 

Cotizaciones


 
 
Encuentre el mejor servicio cambiario en
 

Encuesta


 

Información deportiva


 
 

Publicidades


   
   
Artistas Rafaelinos
www.marioliotta.com.ar
 

Partner de noticias de Radio San Patricio
 
   
   
 
 
 

© 2006-2018 Radio San Patricio - Todos los derechos reservados a sus respectivos autores.
Nos visitaron 4160722 personas.